Discurso del Ministro de Obras Públicas, en la inauguración del puente binacional “La Hermandad”, Frontera Anguiatú, entre El Salvador y GuatemalaBuenos días estimada concurrencia:

Es un verdadero gusto volver a este lugar, pero ya no para supervisar el proceso constructivo de esta obra, sino que acompañando al Presidente Salvador Sánchez Cerén, y al Embajador de México en el país, don Orlando Arvizu Lara, en la entrega del Puente de la Hermandad, puente fronterizo entre El Salvador y Guatemala que viene a integrarnos como una gran región.

 

 

Con esta majestuosa obra, hoy los salvadoreños y guatemaltecos estamos más y mejor conectados, con una infraestructura segura, moderna, blindada contra el cambio climático, con un diseño sismo resistente, y con otras características, que la hacen una gran obra, a la altura de las expectativas de los más de 347.000 ciudadanos que hacen uso diario de este paso.

El Presidente Sanchez Cerén nomino esta obra como Puente de la Hermandad de los Pueblos Mesoamericanos, para destacar los esfuerzos que hacen los países de la región por lograr una integración que permita mejorar las condiciones de vida de su gente.

Unidos como pueblos somos fuertes y constituimos una región importante con una gran capacidad productiva

Esta obra se enmarca en el Programa de Infraestructura Vial Estratégica para los departamentos de Ahuachapán, Santa Ana, y La Libertad, a través de los Fondos Yucatán, por $144.7 millones, aprobados en agosto de 2015, por la Asamblea Legislativa.

Quiero ofrecer un especial agradecimiento al Gobierno de México, ya que el 45.6 % del total de los Fondos Yucatán, es donación de este país amigo, y el financiamiento para el puente proviene justamente de esta donación.

La valiosa cooperación de México,  a través de los Fondos Yucatán, incluyen otros proyectos que tenemos en ejecución, como es la Ampliación a 4 carriles de la Carretera al Puerto de La Libertad y la Construcción del By Pass de La Libertad, y otro puente fronterizo que estaremos construyendo próximamente el Manuel José Arce, en Ahuachapán.

 

Esta obra, es una apuesta nacional de logística e integración regional. Posee un importante rol estratégico para el comercio y la integración con la región y está dentro del programa de infraestructura logística prioritaria como parte de nodos fronterizos incluidos en la Política de Movilidad y Logística que impulsa la región centroamericana.

 

El Puente “La Hermandad”, tiene una longitud de 40.40 metros y 20.10 metros de ancho, cuenta con cuatro carriles de circulación vehicular, dos más que el antiguo que fue demolido, con aceras en ambos lados de 1.20 metros, barreras de protección y baranda peatonal.

 

Tiene una capacidad para soportar 40 toneladas de peso, y una vida útil de más de 50 años. Se construyó con una inversión de $3 millones 595 mil 609 dólares.

 

Este punto fronterizo es el segundo más importante en cuanto a movimiento de importaciones y exportaciones centroamericanas. Por este puente se moviliza un tráfico promedio diario de 3,080 vehículos, de estos 809 es transporte de carga de productos.

 

La construcción de este estratégico puente demandaba la ampliación de la sección de la carretera de Santa Ana a Metapán, en las proximidades del mismo, a través de una transición de 2 carriles en esta carretera a 4 carriles en el puente, en una longitud estimada de 260 metros, lo que fue ejecutado en territorio de El Salvador.

 

Considero importante informarles que fueron más de 148 trabajadores, mano de obra 100 por ciento salvadoreña, entre hombres y mujeres, la mayoría habitantes de la zona, los que hicieron posible la construcción de este nuevo puente, los que colocaron más de 1,668 metros cúbicos de concreto, 115 toneladas de acero, 115 toneladas de mezcla asfáltica, y los que ejecutaron las obras de protección incluidas como parte de la obra.

 

Nuestro reconocimiento también, a la empresa constructora FESSIC y a la supervisora INSERINSA, que pusieron todo su empeño para entregarnos la obra en el tiempo establecido en el contrato.

 

Agradecemos también, a nuestros trabajadores de mantenimiento de la obra pública del MOP, que instalaron un puente provisional para mantener sin interrupción el tráfico, mientras se desarrollaba el proceso constructivo de este puente que hoy se está inaugurando.

 

Con este puente, que hemos denominado de La Hermandad, le apostamos al futuro, con una infraestructura que estará al servicio de los salvadoreños y guatemaltecos durante generaciones, que les facilitara su vida diaria y que incidirá en el desarrollo de toda la región.

 

La integración de Centroamérica, el ideal del gran  Francisco Morazán,  sin duda alguna, es uno de nuestros retos más importantes,  incluido en la Política Marco Regional de Movilidad y Logística, aprobada por los mandatarios de la región, que busca una región centroamericana más integrada y competitiva, que moviliza su población, productos y cadena de suministros de manera efectiva, que incrementa y diversifica su comercio y que potencia la transformación productiva regional y promueve el desarrollo.

 

Puente de La Hermandad,  es un paso para el desarrollo de una plataforma regional para agilizar la movilidad de cargas y personas entre los países centroamericanos, y los salvadoreños nos sentimos orgullosos de unirnos en este esfuerzo regional, de convertir a Centroamérica en una auténtica plataforma logística de clase mundial.

 

Muchas gracias y que Dios nos bendiga a todos