Construimos las estructuras que sostendrán el puente metálico de 100 metros de longitud, sobre el Río Torola, entre los municipios de San Isidro y Torola a quienes les permitirá conectividad vial.

Hemos realizado el montaje de dos torres metálicas de la pila número 1, en el lado de San Isidro.  Mientras, se progresa en la construcción de las otras 2 torres para la pila 2.

Sobre estas bases se apoyará el puente modular metálico, que ya está siendo montado en el lugar. Se trabaja en pilas y estribos en el lado del puente que conecta al municipio de Torola, a través de la empresa contratada. En el lado que enlaza con San Isidro lo trabaja directamente el MOP.

Los habitantes de estos dos municipios no cuentan con paso peatonal y vehicular directo que los comunique; únicamente podían hacerlo atravesando este caudaloso río por diferentes medios, principalmente con una garrucha, lo que se constituye en un riesgo.

Esta obra de paso vendrá a transformar la vida a los pobladores de estos municipios y a todos los habitantes de la zona de influencia del proyecto. Son más de 18,450 los beneficiados directos con esta obra.

Adicional a la construcción del puente, pavimentamos un tramo de 2.4 kilómetros de San Isidro al puente, y posteriormente continuaremos con el tramo de apertura de calle que conectará a los habitantes de Torola con la obra de paso.

Realizaremos la construcción de un muro de suelo mecánicamente estabilizado de 30 metros de largo, construcción del sistema de drenaje menor (tuberías) y longitudinal a lo largo de los caminos.  .

La obra se ubica en los Cantones El Rosario y Chiquire, municipios de San Isidro y Torola, pero beneficiará además a cantones de municipios vecinos como: San Fernando, San Antonio, San Simón y El Rosario.

El riesgo por la falta de puente era grande especialmente para escolares que transitaban por esta vía colgados en una polea acoplada a un cable de 102 metros para atravesar el Río Torola.

Con la obra de paso y mejoramiento del camino, buscamos asegurar el acceso de los habitantes a servicios básicos, centros de educación y salud, una comunicación continua y segura de pequeños productores a los mercados locales y centros de distribución, para garantizar mayor rentabilidad de sus productos.

San Salvador, 8 de noviembre de 2019