MISION CUMPLIDA: MOP Inaugura Bulevar Monseñor Romero

PDF Imprimir Correo electrónico
Domingo 25 de Noviembre de 2012 14:35

MISION CUMPLIDA: MOP Inaugura Bulevar Monseñor RomeroEl Presidente de la República, Mauricio Funes, el Ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, dijeron hoy a los salvadoreños “Misión Cumplida”, con la inauguración del Tramo II del Bulevar Monseñor Romero, tras superar el abandono de la obra durante la anterior administración y una serie de irregularidades que reñían con la legalidad. Bulevar Monseñor Romero se constituye en un símbolo del esfuerzo, transparencia, idoneidad y profesionalismo, ya que fue concluida en el tiempo contractualmente establecido, con los estándares de calidad requeridos y bajo el examen del Observatorio Ciudadano de la Obra Pública y del escrutinio de la población.

Desde el inicio de su gestión, el Ministro Martínez, en coordinación con la Secretaria de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, desarrolló una amplia investigación de las irregularidades identificadas en la construcción de este bulevar durante la administración anterior, que le llevó a presentar las evidencias ante la Fiscalía General de la República.

Las irregularidades encontradas van desde: la elaboración de los diseños y los términos de referencia, contratación de las empresas constructoras y supervisoras, modificación del pago del anticipo a favor de las constructoras, pago de un cuestionado arbitraje, indicios de evasión fiscal y el posterior abandono de la obra en noviembre de 2008.

El MOP bajo la administración del Ministro Gerson Martínez, se mantuvo rigurosamente ajustado al presupuesto autorizado, invirtiendo en la construcción y supervisión un total de $31.8 millones incluyendo costos directos e indirectos; más $ 4.1 millones del IVA, más $37 mil 425 del diseño para la rehabilitación de los puentes y obras de paso abandonados con anterioridad, más $16 mil 385 de la revisión y actualización del presupuesto, más $18 mil 060 del rediseño del sistema de iluminación. Gastos que necesariamente se tuvieron que hacer durante la actual administración.

Pero al sumar los costos de la gestión anterior, que desembocó en la parálisis y abandono de la obra, sale a luz el costo verdadero y total que ascendió a un consolidado de  $99,350,554.34.

Es decir, que el costo financiero heredado de la ineptitud y la corrupción fue de $63,330,000.99.

Esto  incluía una carga adicional a los contribuyentes de $13,142,378.86 en concepto de sentencias condenatorias por denuncias y juicios perdidos. Sin embargo, gracias a la oportuna gestión del Ministro se logró revertir la tercer sentencia, ahorrándole a la ciudadanía $5,678,465.05.

Pero los costos no sólo se descargaron sobre las finanzas públicas, sino que hay otro alto costo al país: es el costo de oportunidad, son los costos económicos, sociales, humanos y también monetarios de que la sociedad no haya contado con esta obra indispensable. Otros,  los costos de gasolina, dinero, tiempo, aumento en los costos de producción que los terminó pagando también el mismo pueblo salvadoreño.

Este proyecto se mantuvo en el ojo de la población, no sólo por las novedosas medidas que lleva y por ser la manera más fácil y rápida que tendrá el tráfico del occidente del país para entrar a San Salvador y viceversa sin necesidad de pasar por Santa Tecla; sino por la desidia mostrada en el proceso de construcción y por sentirse víctima de la corrupción que rodeó el proyecto en el pasado.

Superadas las irregularidades, tres procesos de licitación, dos declarados desiertos, los más de siete millones de salvadoreños hoy cuentan con una de las carreteras más modernas de la región centroamericana, con innovadoras características en su iluminación, medidas de protección ambiental únicas en el país, estructuras de paso y obras de protección que la hacen cómoda y segura.

De acuerdo a estudios de tráfico, por éste Bulevar estará circulando diariamente más de 50 mil vehículos.

Esta obra, además de dar un impulso al desarrollo del país, ha generado cientos de empleos directos e indirectos. Son 2 millones 348 mil 250 horas hombre las contabilizadas desde el inicio del proyecto hasta su fin.

Posee para la circulación vehicular seis carriles de 3.65 metros de ancho cada uno, tres por sentido, hombros externos de 2.50 metros e internos de un metro y un separador central. Por ser una vía rápida cerrada, no tendrá paso peatonal ni paradas de buses, cuenta con accesos controlados para ingresar.

Beneficiará a más de un millón de habitantes de Antiguo Cuscatlán, San Salvador, Nueva San Salvador, y a la zona occidental en su totalidad. Favorecerá la conectividad del Gran San Salvador con la zona occidental del país, sin pasar por el centro de Santa Tecla; permitirá fluidez vehicular, ahorro en los costos de operación de vehículos, ahorro en el tiempo de viaje a los usuarios, mejores condiciones de circulación vial y lo principal descongestionará la zona.

Este tramo tiene 11 obras de paso, entre ellos nueve puentes, una caja y una bóveda y otras obras de drenaje mayor y menor, señalización vial y otras novedosas características.

Cuenta con un sistema de iluminación moderno, con un método electrónico de tecnología de inducción en toda la carretera, que convierte a El Salvador en pionero a nivel de Centroamérica. Para ello se instalaron 242 postes de concreto, 318 luminarias con un promedio de duración de 87,500 horas.

Son 135 mil 364 metros cuadrados de concreto hidráulico tanto en pista principal como en hombros los aplicados a lo largo del tramo.

Es la primera vía en el país que cuenta con novedosas medidas de mitigación ambiental, como son: barreras anti ruidos en áreas residenciales, pozos de recarga de aguas lluvias y otras adicionales establecidas en el Manual Centroamericano de Normas Ambientales, para el Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras.

La instalación de más 2.2 kilómetros de barreras de sonido en áreas residenciales, la plantación de unos 43 mil árboles, 152 mil metros cuadrados de engramados, siembra de zacate y otra cobertura vegetal, así como la colocación de 840 sitios de nidación e instalación de perchas para el fortalecimiento de la fauna en la zona, son parte de las novedosas medidas de protección ambiental que incluye esta carretera.

Como medida de protección a los usuarios del proyecto, fueron construidas barreras rígidas de seguridad en el centro y a lo largo de los laterales del trazo y en todos los lugares donde se deprima el alineamiento de la obra.

Las barreras rígidas centrales son bloques de concreto de 80 centímetros de alto para prevenir que el usuario pase al otro carril, el lateral para que no corra el riesgo que por un desperfecto mecánico o mala maniobra, sufra un accidente e impacte con un talud o salga de la vía.

El proyecto fue construido por las empresas: Constructora DISA S.A de C.V, a cargo del Tramo II-A, e Inversiones OMNI S.A de C.V, en Tramo II-B, quienes tuvieron un año para entregar esta emblemática obra.

Share