Parque escultórico a La Reconciliación: Un llamado a no volver enfrentar a la patria

PDF Imprimir Correo electrónico
Lunes 16 de Enero de 2017 12:26

Parque escultórico a La Reconciliación: Un llamado a no volver enfrentar a la patria           A 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz que pusieron fin a una cruenta guerra civil en El Salvador, el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, y el ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, inauguraron el Parque Escultórico a La Reconciliación,  que se ubica en un derecho de vía del Bulevar Monseñor Romero, dentro del municipio de Antiguo Cuscatlán.

 

Se enmarca en el proyecto de “Arte en la Obra Pública”, que impulsa el MOP, en derechos de vía de su propiedad. El parque a La Reconciliación es el resultado de la necesidad histórica que tiene el país de reconciliarse y en cumplimiento a uno de los objetivos principales en el   proceso de negociación hacia los Acuerdos de Paz, de reunificar a la sociedad salvadoreña.

Con este espacio, se preserva la memoria histórica de uno de los más grandes acontecimientos que se ha vivido en El Salvador, como son los Acuerdos de Paz, que dejo como mensaje principal que por la vía civilizada a través del diálogo y negociación se pueden resolver los grandes problemas del país.  Es un proyecto público, privado y ciudadano, apoyado por Naciones Unidas.

El monumento constituye en sí mismo, una metáfora a la democracia, a la soberanía del pueblo, a la unidad de país y al principio de solución.

Detalles del Monumento. El Parque Escultórico presenta en primer plano a una mujer y a un hombre en traje de fatiga, quienes simbolizan a las partes antagónicas que se definen durante el conflicto armado.

Ambos, sin armas, caminan abrazados mirando el horizonte mientras sueltan a los vientos una parvada de palomas que se orientan en dirección al futuro, que representan una expresión del compromiso con una paz justa, patriótica y duradera.

De la entraña de nuestra tierra, historia y cultura originaria, emerge hacia un plano superior, un ser aún más grande. Le distingue el linaje de bronce. Sin atuendos de ninguna especie, desde su majestad y supremacía les observa.  Es la Mater Civis / la Patria/  el pueblo titular de la soberanía y del poder, quien con su índice advierte: “No vuelvan a desangrar a La Patria”

Y con la otra mano apunta hacia el mañana y les convoca: Caminen hacia adelante, ¡Vayan! Construyan un justo y común futuro para nuestra gente. Porta en su dedo una sortija, también de bronce. Las dos figuras abrazadas frente a ella, ciñen igualmente una réplica del anillo de La Patria. Este es el testimonio imperecedero de su lealtad y amor, respeto al Pueblo y a sus sagrados intereses.

 

 

El Parque a  la Reconciliación, es una obra que se desarrolla en tres áreas, la primera es un espacio de bienvenida, donde se encuentra el sendero de la paz que conduce hacia el Monumento de la Reconciliación. Posee espacios para albergar vehículos y peatones, sanitarios públicos, cuarto eléctrico y caseta de control para personal de seguridad.

El camino a la Reconciliación. El mismo Parque, lleva a un estrecho camino y en su recorrido se encuentra con irrenunciables monumentos. La primera una escultura interactiva consagrada a La Verdad, desde su afirmativo sentido de preeminencia. Inmediatamente, sale a su paso la escultura a La Memoria, a la profunda memoria de nuestro pasado, como un acervo para edificar el futuro. Adelante se encuentra las esculturas a La Libertad y a La Justicia, a la Solidaridad.

El parque escultórico es una nueva riqueza cultural nacida de re conformar quebradas, recuperar espacios baldíos, construir terrazas en laderas, con el propósito de convertirlas en espacios de reencuentro, vecindad y convivencia pacífica. Terrazas

En el trasfondo, encontramos atisbos de la memoria grabados en el escultomural que inmortaliza acontecimientos y personajes representativos de la historia salvadoreña,   historias del jaguar.

Proceso de construcción del parque. Alberga el conjunto escultórico a la Reconciliación,  se construyó, específicamente sobre la quebrada La Suncita,  con el fin de crear espacios para la convivencia ciudadana.  Todo este esfuerzo se realizó gracias al apoyo solidario de amigos quienes a través de distintas donaciones colaboraron para la construcción.

El diseño lo realizó la Dirección Ciudades Inclusivas del MOP. El concepto es “El camino a la Reconciliación”  se creó una senda de oriente a poniente, de conexión peatonal bajo los criterios accesibilidad universal, paisajismo, movilidad e instalaciones artísticas. El recorrido en la plaza a la Reconciliación refleja: la memoria, la fe, la justicia, la libertad y la solidaridad.

El MOP, inició a finales de 2012 gestiones destinadas a recolectar recursos provenientes de donaciones para la construcción del monumento y Parque  a la Reconciliación.  Una vez definida la estrategia se enviaron los perfiles de proyectos a las instituciones identificadas para solicitar cooperación para el monumento, mural,  placa de los firmantes de los acuerdos de paz y senderos.

 

Se solicitaron reuniones de trabajo para presentar el proyecto, el que tuvo excelente acogida entre las instituciones, empresas privadas y comunidad y organismos internacionales. Al mismo tiempo, se lanzó la Campaña Regálanos tus llaves para la Reconciliación, a  la que se invitó a la sociedad a brindar su aporte a la construcción de la Plaza, a través de la donación de llaves de donde se extraería el bronce para el monumento.

 

Artistas que participaron en la construcción de las piezas. Napoleón Alberto Romualdo y Fundación Vielma de México, Néstor Hernández, Roberto Huezo, Guido Montufar, estudiantes de artes plásticas de la Universidad de El Salvador bajo la coordinación del equipo de ciudades inclusivas del Ministerio de Obras Públicas.

 

 

San Salvador, 15 de enero 2017

Share
Última actualización el Lunes 16 de Enero de 2017 12:36
 

Más Leído de la Semana